Recibe nuestra newsletter y enterate de todo en el mundo del deporte

¿Correr en la cinta te parece una tortura? No estás tan errado…

No son pocos los corredores que eligen entrenar en cintas de corrida. De hecho, en las épocas frías del año, varios se refugian en los gimnasios (o en sus casas, los más pudientes) para no perder una sesión ni sufrir las inclemencias del tiempo.

Pero, se sabe, entrenando se sufre. Y la cinta parece ser la máquina perfecta para hacernos sufrir, ya que nació para eso. Debes saber un poco más:

Esta cinta fue inventada en 1818, en Inglaterra, con el fin de castigar prisioneros. En rigor, el invento del ingeniero civil William Cubitt era un poco diferente de la versión que conocemos en la actualidad.

Los prisioneros que se subían a la cinta tenían extenuantes jornadas de ocho horas, en las que trituraban granos o bombeaban agua mientras la usaban.

Con el paso de los años, los funcionarios de los sistemas penitenciarios idearon otras formas de castigo y trabajo forzado para los prisioneiros; por su parte, las cintas quedaron en el olvido y fueron rescatadas luego con fines más benéficos. Aunque a veces puedan parecer una tortura…

cinta

¡Compartir por correo electrónico!