Recibe nuestra newsletter y enterate de todo en el mundo del deporte

Elongación vs. calentamiento

Se habla mucho de la importancia de incluir la elongación en una rutina de ejercicios, ya que tiene múltiples beneficios como regenerar los tejidos, mejorar el rango de movimiento y evitar lesiones, entre otros. Pero, ¿lo estamos haciendo en el momento y de la manera adecuada?

Antes de las competencias solemos ver a los deportistas elongando y preparando sus cuerpos para la carrera, pero muchas veces, y por falta de información, estos  terminan siendo hasta perjudiciales.

Por lo mismo, necesitamos estar conscientes de qué tipo de elongación debemos realizar.

Dos tipos de elongación

Según explica la kinesióloga deportiva Fernanda Picón, existen dos variantes: La estática y la balística o en movimiento. La primera, se recomienda llevarla a cabo solamente luego del deporte, ya que relajará el músculo y nos hará perder estabilidad para la actividad que queramos realizar.

Por esta razón, antes de la actividad, ya sea una carrera o entrenamiento, siempre es preferible activar el músculo mediante una elongación activa o calentamiento.

La opinión de Rodolfo Díaz

El ultramaratonista chileno Rodolfo Díaz concuerda: “Antes de un entrenamiento se realiza un trabajo precompetitivo que es continuo y no le exige al músculo llegar hasta el tope de flexibilidad”, explica.

Si bien por muchos años escuchamos hablar a los especialistas sobre la importancia de la elongación, hoy hacen hincapié en esta diferencia.

Incluso, según un experimento realizado por la Universidad de Texas, un grupo de voluntarios que mantuvo una elongación estática previo al trabajo deportivo logró manejar un 8,3% menos de peso, sintiéndose además temblorosos y más débiles durante el ejercicio.

Si tenemos dudas sobre los ejercios de calentamiento que podemos realizar, algunos expertos recomiendan un trote o ejercicios cardiovasculares suaves para que nuestro cuerpo entre en calor -además de movimientos continuos sin exigirnos mayor flexibilidad.

A tener en cuenta

Y por supuesto, una vez terminado el deporte no debemos olvidar elongar; en este caso sí podemos pedirle un poco más a nuestros músculos, aunque nunca debe ser con dolor.

Según afirma Fernanda Picón “al haber dolor se generan espasmos musculares, por lo mismo se debe hacer de manera progresiva”.

Todas estas consideraciones debemos tenerlas en cuenta a la hora de entrenar, ya que muchas veces no le damos la importancia necesaria y, aunque nos cueste creer, es igual o incluso más importante que el mismo entrenamiento.

¡Compartir por correo electrónico!