Recibe nuestra newsletter y enterate de todo en el mundo del deporte

Alimentación para bajar las grasas

Si quieres convertirte en una máquina quema grasa, debes comprometerte y “resetear” la manera con la que has venido alimentándote.  Es más difícil que bajar de peso, pero es posible. 

Sigue estos consejos* y obtendrás excelente resultados:

Desayuno completo. Proteína, carbohidrato de lenta absorción, vitaminas y minerales. Es la comida más importante del día y la que nos dará el combustible para todo.

Come cada tres horas, no dejes de hacerlo. Dos comidas importantes (desayuno, almuerzo), dos snacks y una comida ligera (cena). Esto hace que controles el apetito y la insulina.

Consume carbohidratos en el momento adecuado. Lo ideal es comer carbohidratos de lenta absorción en las primeras horas del día y evitar cualquier tipo de carbohidrato durante la tarde y cena. A medida que pasa el día, nuestro metabolismo se vuelve más lento, porque el cuerpo se prepara para descansar. Además, la sensibilidad a la insulina es pobre en la noche, lo que hará que lo acumules como grasa. Lo ideal es sólo consumirlo en la primera parte del día para que no haya excedente que se almacene.

Ingiere proteína en cada comida siempre que sea posible: es esencial. Te mantiene satisfecho por más tiempo e incluso quemas calorías haciendo su digestión.

Controla las porciones. Que algo sea bueno y sano no quiere decir que debas comerlo en porciones desmedidas.

Elimina el azúcar escondida. Hay azúcar escondido en muchos productos: por ejemplo, en el pan integral, en las galletas integrales y hasta en los cereales integrales -que tan sanos te los venden.  Lee bien el etiquetado nutricional. El azúcar suele presentarse también con otros nombres, cuidado.

Evita el exceso de fruta. También contienen fructosa, que es un tipo de azúcar y no permitirá que bajes con mayor eficiencia el porcentaje de grasa. Consúmelas enteras y trata que sean dos al día.

Come verduras siempre, en todas sus formas y versiones.

La cena, lo más ligero. Siempre una proteína acompañada con verduras.

Hidrátate. Esto acelera tu metabolismo en un 30%.

Mantente activo. No sólo porque hayas entrenado una hora al día basta.  Debes mantenerte activo todo el día, camina más, monta bicicleta, sal al parque con tus hijos, perros, etc.

Sal de tu zona de confort. Lo ideal es que sientas en cada entrenamiento que no puedes más, si no lo sientes, ¡exígete más!

 

*Fuente: Antonella Bustamante/Nutricionistas

¡Compartir por correo electrónico!