Recibe nuestra newsletter y enterate de todo en el mundo del deporte

Los beneficios de la betarraga para los atletas

La betarraga es una hortaliza con un buen número de interesantes propiedades, aunque algunas de ellas son desconocidas por muchos de los que practican deporte.

Es rico en hidratos de carbono complejos, contiene fibra, vitamina A, B, potasio, fósforo, zinc, hierro y calcio. Pero además de todas estas ventajosas propiedades, la betarraga puede ayudarte a mejorar el rendimiento.

Las investigaciones realizadas demostraron que la ingesta de este vegetal puede mejorar el rendimiento de un 5 a un 10%; los músculos se recuperan hasta un 10% más rápido y aumenta la fuerza en un 16%.

Esto sucede porque la betarraga es rica en nitrato, una sustancia que se metaboliza y se convierte en óxido nítrico en el cuerpo y promueve una mayor vaso-dilatación. Es decir: más nutrientes y oxígeno para los músculos.

También contiene betaína, una sustancia responsable de la reducción de la fatiga muscular en atletas de alto rendimiento, que ayuda a aumentar la fuerza muscular y a reducir la acción inflamatoria.

 

Ver más

Potasio: indispensable en toda dieta runner

Nutrición para corredores: 17 alimentos para finishers

Cómo alimentarse cuando estás lesionado y mejorar la recuperación

 

El estudio también demostró que los que consumen esta verdura con frecuencia gozan de buena salud: la betarraga ayuda a mantener el corazón sano, lo que facilita la circulación sanguínea y mejora la presión arterial y el ritmo cardíaco.

En almuerzos antes de entrenar, se puede utilizar como fuente de energía y vasodilatador. Después de entrenar también se puede consumir, ya que colabora en la recuperación.

De acuerdo con un estudio publicado en la revista de la Academia de Nutrición y Dietética de España, los que consumieron 200 gramos de betarraga una hora antes de una carrera corrieron un promedio de 3% más rápido. Según los investigadores, esto se debe a la presencia de nitrato.

Betarraga, cómo consumirla:

Puedes comerlo en ensaladas junto con zanahoria, huevo y jitomate, por ejemplo. Hay otras formas de consumir este vegetal: cocido o rallado, en jugos o incluso en licuados. Busca tu versión preferida y empieza a comer betarraga con más regularidad.

¡Compartir por correo electrónico!