Recibe nuestra newsletter y enterate de todo en el mundo del deporte

¿Mujeres y hombres deben alimentarse igual?

Si hablamos de alimentación, sobre todo en los deportistas, no podemos generalizar entre hombres y mujeres ya que hay una serie de diferencias en cuanto a nuestro organismo.

Comenzando por el desarrollo muscular, las pulsaciones, hasta el rendimiento, nuestros cuerpos no funcionan exactamente de la misma manera y por lo tanto debemos pensar en una alimentación propia para cada uno.

Aunque principalmente la base de esta es la misma para todos: se deben priorizar las verduras, frutas, cereales, luego en menor medida los alimentos de origen animal como la carne, los huevos y la leche; y en muy baja dosis el azúcar y las grasas saturadas. Existen algunas diferencias en la alimentación, como el consumo de determinadas vitaminas y minerales.

Según cuenta la nutricionista del centro KDR, Nicole Tixi, las mujeres deben considerar un mayor consumo de hierro debido a la pérdida que se produce durante la menstruación, en conjunto con esto el consumo de vitamina C y vitaminas de complejo B para mejorar la absorción del hierro en nuestro organismo. Esto es de suma importancia ya que forma parte de estructuras que trasportan el oxígeno a nivel sanguíneo, lo cual es fundamental para optimizar el rendimiento.

También debemos preocuparnos del consumo de calcio puesto que se utiliza para la contracción muscular, la coagulación sanguínea y la transmisión de impulsos nerviosos, por lo que de no ingerir las cantidades necesarias, nuestro cuerpo lo sacará de los huesos y la estructura ósea se puede ver debilitada.

A su vez, la especialista cuenta que en el caso de las corredoras, al ser un deporte de alto impacto y gasto energético, debemos considerar ciertas características en nuestra dieta:

1. Optimizar la ingesta de calorías en alimentos que nos aporten nutrientes y no pensar “puedo comer una pizza, pues la quemaré corriendo”, ya que que no ayudará a mejorar el rendimiento.

2. Considerando el daño muscular producto del impacto, es fundamental un adecuado consumo de proteínas y de alimentos que sean ricos en antioxidantes, como frutas cítricas, betarraga, arándanos, moras, incluso un suplemento de vitamina C es muy recomendado.

3. No dejar de lado los carbohidratos, debido a que su función es entregarnos energía. Un adecuado consumo en cantidad y distribución según horarios de actividad física nos ayudará a mejorar el rendimiento y preservar las proteínas para usarlas en funciones estructurales y no como energía. Buenas fuentes de carbohidratos son las frutas, arroz, papas, pan integral, barras de cereales.

¡Compartir por correo electrónico!