Recibe nuestra newsletter y enterate de todo en el mundo del deporte

Estudio: correr puede ser contagioso

Son muchísimos los estudios que hablan de la relación del running con el bienestar: nos pone más felices, más dispuestos, menos ansiosos. Hasta mudamos ciertos hábitos cuando correr se transforma en nuestro estilo de vida. Y contagia… Sí, así es. Al menos, según un estudio de la Sloan School of Management del Massachusetts Institute of Technology (MIT), correr puede ser contagioso.

El nuevo estudio publicado en la Nature Communications apuntó hacia los datos de una red social mundial dedicada a compartir rutinas de entrenamiento y hábitos de vida (la red social no fue mencionada en el estudio).

Los datos fueron recolectados a lo largo de cinco años, con la participación de más de un millón de corredores del mundo entero. Sólo para que te hagas una idea, en total, ese grupo corrió más de 360 millones de kilómetros durante ese período.

 

Ver más

Mo Farah confirmó su presencia en la Maratón de Londres

Héroe local: un corredor de Houston lideró rescates tras el huracán Harvey

Joyciline Jepkosgei, la primera mujer en correr 10K en menos de 30 minutos

 

Basado en ese análisis, los investigadores descubrieron que lo que corremos puede depender de forma sorprendente de nuestras respuestas al entrenamiento de otras personas que seguimos, o de las que somos amigos.

Los amigos tienden a exhibir rutinas de entrenamiento a lo largo del año y también año a año, aunque estuvieran separados geográficamente. El efecto más fuerte de esta influencia se nota en el mismo día y parece ir disminuyendo con el tiempo, escribieron los autores del artículo. 

Correr puede ser contagioso: compararse con los de adelante y los de atrás

“Las comparaciones con los que están por delante nuestro pueden motivarnos a evolucionar, mientras que si nos comparamos con los que vienen detrás podemos crear un comportamiento competitivo para proteger nuestra ‘superioridad'”, explicaron. “Nuestros descubrimientos son consistentes con ambos argumentos, pero los efectos son mayores en el segundo caso”, agregaron.

Uno de los datos de la investigación tiene que ver con la relación al tiempo de entrenamiento. Si un corredor posteaba que corrió 10 minutos más de lo habitual, los amigos que corrían después también estiraban su entrenamiento, al menos un poco. Asimismo, también corrían un poco más rápido si sus amigos aceleraban. 

Incentiva a tus amigos

En general, los resultados indicaron que el running “puede ser socialmente contagioso”, según Sinan Aral, profesor de administración del MIT, que lideró el estudio.

Entonces, si corres más, puedes saber que estarás incentivando a los corredores que están entre tus contactos virtuales para que ellos también corran más.

Pero, según agregó Aral, estos descubrimientos se aplican sólo a personas que ya practicaban running, porque el estudio fue hecho con corredores. Es necesario hacer otras investigaciones para ver si lo mismo ocurre con otros deportes.

*Este artículo fue publicado originalmente en nuestra páginta Ativo.com

¡Compartir por correo electrónico!