Recibe nuestra newsletter y enterate de todo en el mundo del deporte

Hizo la maratón de un Ironman corriendo para atrás

Foto:correr para atrás

“Loco” es lo que más le gritan a Diego Polino cuando lo encuentran corriendo, debido a su estilo, vamos a decir… diferente. El atleta de alto rendimiento lleva un tiempo haciéndose notar en las diferentes competencias, siempre lo hizo. Días atrás, culminó uno de sus grandes hitos: completó la maratón del Ironman de Lanzarote, en España, corriendo para atrás.

Como cuenta en una entrevista al diario El País, este mexicano, oriundo de Guadalajara, estuvo entre los más destacados exponentes juveniles de nuestro país en la marcha atlética. Pero cuando tenía 20 años dejó el deporte para intentar abrirse camino en los negocios.

Vuelta a la actividad

El tiempo pasó para él, viendo sus tenis colgados, llenándose de polvo. Hasta que, según él mismo cuenta, “la crisis de los 30” lo hizo regresar con todo al atletismo, entrenando casi al nivel de los profesionales. 

“Empecé a correr como todos; pero un día, como juego, me dio por correr marcha atrás. Poco después me di cuenta de que no solo esa forma de avanzar de espaldas la practicaba más gente, sino de que hasta había una federación específica que organizaba un campeonato del mundo en Inglaterra…”, dijo Polino, de 31 años, a El País.

El retrorunning

Diego se refiere al retrorunning, una modalidad que no para de ganar adeptos, y de los más ortodoxos. Se trata, básicamente, de correr de espaldas. “En el mundo seremos 28.000 retrorunners registrados, pero en todo Guadalajara soy el único que lo hace y es normal que llame la atención, y me llaman loco, pero también me animan y me jalean”, contó el atleta, que sabe que a pesar de las federaciones y los mundiales específicos de retrorunning, aún deberá soportar por mucho tiempo que le pidan que corra “normal, como todos”, que lo llamen de loco y que se reían de su forma de guiarse, contando postes de luz o líneas en el asfalto. 

 

Ver más

¿Ingerir líquidos durante la comida engorda?

El famoso y eficaz entrenamiento core

Cinco maneras de recuperarse luego de una carrera

 

Días atrás, “el loco que corre para atrás” superó con éxito la mayor prueba deportiva de su vida: disputó el Ironman de Lanzarote y lo terminó. Para ello, debió emplear 1h30m en los 3.900 metros de natación, 7hs para completar los 180kms de ciclismo y… sí, el broche de oro, 4h52m para correr, de espaldas, la maratón.

En total, fueron casi 14 horas de Ironman, pero no terminó último: fue 918 de los 1338 que completaron la prueba. “Y quizás la próxima vez lo nade de espaldas, mirando el cielo; ya me lo han sugerido, pero solo lo haré si le veo ventajas”, explica Polino, con la seriedad de alguien que realmente cree en lo que dice. “Corrí cauteloso, a un ritmo de siete minutos el kilómetro, porque el circuito estaba abierto y había gente paseando, distraída; no me podía distraer. Pero en los 10K tengo una marca de 45 minutos, a 4.30/km, casi la velocidad de la marcha”, cerró.

Mirá el video (entrevista de Diario El País a Diego Polino):  

¡Compartir por correo electrónico!