Recibe nuestra newsletter y enterate de todo en el mundo del deporte

Deporte paralímpico: el cambio de vida de Rodolfo Sánchez

A los 9 años, a raíz de una caída que fracturó su pierna izquierda, a Rodolfo Sánchez le detectaron la enfermedad de Crohn que desde entonces le ha ido deteriorando alguno de sus huesos.

Poco a poco fue perdiendo la capacidad para caminar y a los 14 años, ya en silla de ruedas, comenzó a hacer natación y a practicar tenis mediante un programa de rehabilitación de Teletón.

Algo que comenzó como parte de un tratamiento, se transformó en algo muy importante en su vida. Desde 2012 participó en distintas carreras y pruebas de atletismo. Estuvo en los juegos Parasuramericanos, que se realizaron en Santiago en 2014, y el año pasado sacó el primer lugar en selectivo nacional de atletismo paralímpico en las pruebas de 200, 400 y 800 metros planos.

Logros que ha conseguido gracias a su constante entrenamiento y determinación de seguir su vida sin importar los obstáculos que aparezcan.

¿Qué te motivó a hacer deporte?

Antes de quedar en silla de ruedas, el deporte no me llamaba tanto la atención, mas allá de las clases de educación física del colegio. Pero después en Teletón comencé a hacer natación y a jugar tenis. Ahí participé en un torneo y luego por la misma organización en 2012 me invitaron al Ironman de Pucón. Fue una muy buena experiencia, muy llenadora en cuanto al tema deportivo. Después de eso participé en el triatlón de Piedra Roja y también en un Panamericano.

¿Cuándo empezaste a entrenar en la silla de competencia?

En 2012 por Teletón fui por primera vez al Maratón de Santiago, ahí conocí a Erwin Valdebenito, mi actual entrenador. En esa oportunidad competí en los 10K y salí cuarto. Dos semanas después empezamos a entrenar juntos con una rutina más específica que consiste en entrenamiento en gimnasio, natación y un día de fondo a la semana donde hacemos 10 o 21 kilómetros.

 

Ver más

Qué debemos tener en cuenta para correr de noche

Correr con mascotas: consejos para la salida perfecta

L-carnitina para perder peso, ¿es efectiva?

 

¿Como ha ayudado el deporte en tu vida?

Antes de comenzar a entrenar de manera más constante no tenía ganas de hacer nada, pero luego entrenando comenzaron a aparecer otras oportunidades, también de trabajo.

Terminé mi enseñanza media y luego la alcaldesa de San Bernando me dio una oportunidad de trabajo y una beca para estudiar. Estoy terminando mi reporte de técnico en preparación física.

Hacer deporte me ayuda a cambiar el “switch”, la forma de ver y hacer las cosas. Te va cambiando tu entorno, los horarios, la alimentación. Ahora, en vez de ser una persona discapacitada que no hace mucho, soy alguien con capacidades diferentes, que puedo ir a entrenamientos y llevar una vida normal, entre comillas. De esta manera, puedo estar a la par con el resto y también salir de la rutina del tratamiento.

¿Por qué te decidiste por la silla y no otra disciplina?

Yo partí con natación, también había jugado tenis y participado en triatlón, pero me sentí más cómodo en la silla. Me llenó mucho más y además fui viendo mejores resultados. Cuando comencé a entrenar con Erwin fui mejorando mis marcas, a diferencia de cuando estaba en Teletón. Eso me motivó.

¿Cuales son tu metas a futuro?

Vengo saliendo de una operación a la columna, me autorizaron para comenzar a nadar y luego de cinco sesiones de piscina puedo comenzar en la silla de entrenamiento. Dentro de los planes está adquirir la nueva silla de competencia para participar en un maratón de los grandes, como el de Buenos Aires o el de Nueva York. La idea es correr los 42K de aquí a un año y medio.

¡Compartir por correo electrónico!