Recibe nuestra newsletter y enterate de todo en el mundo del deporte

¿Qué es el síndrome de la plica sinovial o rotuliana?

 

Causado por la inflamación de la membrana que rodea la articulación de la rodilla, la plica sinovial o rotuliana es una de las lesiones comunes que sufren los corredores.

 

Aunque la lesión de la placa sinovial es común, pocos saben de qué se trata. El problema surge cuando se forma un pliegue o hay un exceso de membrana rodeando la región de la articulación de la rodilla, y dada la tensión repetitiva por correr, genera dolor.

El nombre del síndrome, viene del nombre con el que se conoce a la membrana que recubre la articulación de la rodilla y tiene como función lubricarla y reducir la fricción.

Plica significa “pliegue”, y en este caso, estos aparecen durante el desarrollo fetal. Lo normal es que desaparezcan durante la infancia, pero en ocasiones alguno permanece, y tras movimientos repetitivos como correr se puede inflamar y causar dolor.

Según Marcio Ferreira, el ortopedista HCor, el exceso de membrana puede ocurrir en tres regiones de la articulación de la rodilla: suprapatelar (por encima de la rótula), mediopatelar (la parte media de la rodilla) e infrapatelar (por debajo de la rótula). “Este remanente no trae ningún efecto secundario cuando se encuentra por encima o debajo de la rótula, sin embargo cuando está en la parte media sí puede generar dolor”, explica.

Según él, puede haber casos de personas que tengan este exceso de membrana en la rodilla y nunca sentir dolor. Lo que puede ocurrir es que el espesor y la cantidad de ésta, combinada con la práctica de actividades repetitivas como correr, genera una inflamación y duele”.

El tratamiento, sin embargo, es simple. En primer lugar, tenemos que descansar y tomar un anti-inflamatorio. Después, hay que hacer ejercicios de estiramiento de los músculos posteriores del muslo y el ligamento que está en el lado de la rótula; y también en el fortalecimiento de los cuádriceps. El gerente técnico corporativo de la CIA Athletica brasileña, Cacá Ferreira explica la importancia de esta segunda etapa del tratamiento e indica algunos ejercicios.

Ejercicios de estiramiento

Están dirigidos a estirar los músculos de los cuádriceps (cara anterior del muslo) y los isquiotibiales (parte posterior del muslo) que al retraerse, aumentan considerablemente la presión en la articulación femoro-patelar, manteniendo así la sujeción de esta plica o membrana. “La recomendación es hacer 3-4 series de ejercicio por lo menos tres veces a la semana.”

Ejercicios de fortalecimiento

En un principio, se recomienda hacer estos ejercicios de forma isométrica, buscando el equilibrio entre los músculos anteriores y posteriores del muslo; entonces estos deben realizarse de forma dinámica, manteniendo la rodilla doblada en un ángulo de 30 grados y así evitar que la plica se pellizque. Los “movimientos isométricos deben ser de 30 a 60 segundos de duración, con 12 a 20 repeticiones y de 2 a 3 series, tres veces a la semana “.

 

Por: Market Finder

¡Compartir por correo electrónico!