Recibe nuestra newsletter y enterate de todo en el mundo del deporte

PUBLICIDADE

¡A mejorar las subidas!

Los desniveles no es algo que les guste a todos, pero sí ofrece muchas ventajas el entrenar en terrenos de este tipo. Aunque tratemos de evitar cada subida y seamos amantes de los planos, comenzar a subir cuestas un poco más empinadas no nos viene nada mal.

Una vez que hemos trabajado suficiente la resistencia, es el momentos de incluir entrenamientos de subidas a nuestro plan ya que nos ayudará a potenciar la fuerza y a acostumbrar a nuestras piernas a este tipo de situaciones.

Según el entrenador del Team Animal Trail, Jorge Sanhueza, ”lo que nos permite es desplazar el umbral, este es el punto donde uno cambia desde sentirse en un ritmo cómodo a fatigarse”.

Aunque nos cueste en un comienzo, realizar este tipo de entrenamientos tiene múltiples beneficios. Según el especialista, nos ayuda principalmente a fortalecer la musculatura postural y de las piernas, pero también a mejorar la técnica de carrera, ya que gracias a la inclinación del terreno trabajamos la elasticidad del tobillo, forzándonos también a levantar más las rodillas.

Pero además de ayudarnos en nuestra técnica, podemos mejorar nuestro ritmo y velocidad en plano. Esto se logra transfiriendo el entrenamiento. “Podemos realizar algunas repeticiones en subidas y luego hacemos un trote plano donde incrementamos la velocidad: transferir el entrenamiento de subida a uno plano para mejorar la velocidad y ritmo en que corremos”, explica el entrenador.

Eso sí, tendremos que aprender también a coordinar nuestra respiración con todos los movimientos para ayudarnos a mejorar nuestra eficiencia de carrera.

La escalada para los ciclistas

La subida en el ciclismo también es fundamental. Puede que muchos tengan un muy buen desempeño en planos pero al ver una subida prolongada se atemoricen y es ahí cuando además se ve el estado físico de cada deportista.

Para afrontar las escaladas los ciclistas deben tener en cuenta la técnica del pedaleo, idealmente permanecer sentado durante el mayor tiempo posible, alternando períodos cortos levantados sobre la bicicleta.

También es importante mantener el ritmo y planificar la subida para no agotarnos antes de tiempo y lograr dosificar nuestra energía para toda la subida.

Algunos puntos a tener en cuenta a la hora de las tan temidas cuestas, pero ahora que sabemos de sus beneficios podremos enfrentarlas con el mejor ánimo y disposición.

¡Compartir por correo electrónico!