Recibe nuestra newsletter y enterate de todo en el mundo del deporte

PUBLICIDADE

Big Backyard Ultra: la carrera que nunca termina

Foto:Big Backyard Ultra, la carrera de nunca acabar

La pequeña ciudad de Bedford County (EU), donde residen 45 mil habitantes, recibirá el próximo 20 de octubre uno de los ultramaratones más excéntricos del planeta: el Big Backyard Ultra.

El sitio web donde se hacen las inscripciones avisa enseguida que “el concepto es simple”. Sin embargo, son muchos los que dicen que el adjetivo más adecuado sería “sádico”.

Los corredores deben completar 6,6 km en una hora. A continuación, deben hacer ese mismo recorrido de nuevo. Y de nuevo. Y de nuevo… y de nuevo.

Ese circuito de repeticiones dura hasta que sólo un corredor continúe en la disputa y sea declarado vencedor.

El año pasado, el campeón fue el francés Guillaume Calmettes, que recorrió 393 km en 59 horas consecutivas.

“Como no hay un término predefinido, puedes pensarlo de la siguiente forma: ‘¿cuántos kilómetros hice hasta acá?’ La verdad, mentalmente me pareció fácil”, dijo el atleta.

 

Ver más

¿Cuánto importa el movimiento de los brazos al correr?

Maratón de Santiago 2018: ¡todavía quedan inscripciones!

Estudio derriba esperanzas de correr maratón en menos de 2h

 

Big Backyard Ultra, un no parar

En esta prueba no importa si el participante termina su ciclo más rápido o más lento. Si se cumple la meta de 6,6 km en una hora, no interesa la velocidad ni la posición del competidor: gana quien aguanta entero por más horas.

“El problema cuando ganas la Big Backyard Ultra es que eso significa que no alcanzaste tus límites. Su desafío paró sólo porque los otros corredores no llegaron, no porque decidiste que era suficiente”, comentó el ganador de 2017.

“Ahora que sé que puedo correr 393 km durante 59 horas seguidas”, continuó Calmettes, “estoy aún más curioso por descubrir hasta dónde puedo llegar. Espero que podamos llegar a la tercera noche de carrera en el próximo año”.

La primera comida es servida ocho horas después del inicio de la primera vuelta. Hasta el menú es inusitado: la organización prepara longaniza y chile picante para los participantes. El agua está disponible durante todo el recorrido.

Un buen resumen del espíritu singular de esta competición puede leerse en su página web: “Esta es una carrera hasta la muerte”.

¡Compartir por correo electrónico!