Recibe nuestra newsletter y enterate de todo en el mundo del deporte

PUBLICIDADE

5 señales de que estás entrenando de la manera equivocada

El exceso de ejercicio es un tema común entre los deportistas aficionados, que por mejorar su rendimiento, y sin ayuda de un especialista, tratan de superar sus límites. Pero en vez de llegar a la meta terminan con una serie de lesiones y/o problemas físicos. Ahí sabremos que estamos entrenando de la manera equivocada.

Si bien muchos relacionan que entre más entrenamiento se realiza, mejores resultados se obtienen, la recuperación es una parte escencial de cualquier plan de entrenamiento.

Por esta y otras razones debemos tratar siempre de asesorarnos con un especialista y así, en lo posible, no cometer errores en nuetro entrenamiento.

 

Ver más

Corriendo entre emponchados (esos que miran raro)

Los famosos que burlaron las adicciones con el running

Elaine Thompson ganó los 100 mts... ¡usando zapatillas de running!

 

El entrenador y fisiólogo Jorge Sanhueza nos cuenta sobre las cinco típicas señales de que estamos haciendo algo mal:

  1. Cansancio permanente. Durante el ejercicio, o algunos minutos después, es normal sentir cansancio. No obstante, si persiste entre cada salida, puede que estemos sobre exigiéndonos y no podamos llegar bien al próximo entrenamiento.
  2. Dolores mientras realizamos ejercicio. El dolor es una señal de nuestro cuerpo de que algo no anda bien, por lo mismo hay que saber escucharlo. Claro que hay incomodidades propias del ejercicio y la exigencia física, pero no debemos confundirlo con el dolor más intenso que podría ser el aviso de alguna lesión.
  3. Pocas ganas de entrenar. Si no alcanzamos a descansar lo suficiente ni recuperarnos antes de un nuevo entrenamiento, lo más probable es que no tengamos ganas de hacer ejercicio. Debemos revisar cuáles son las razones para las que no queremos hacerlo y así evitar la desmotivación.
  4. No poder terminar los entrenamientos. Si nos exigimos más de lo que nuestro cuerpo realmente puede, lo más probable es que no podamos completar la rutina estipulada. Lo mismo pasa si no estamos haciendo los ejercicios de la manera correcta: puede que desgastemos ciertos músculos antes de tiempo y no nos dé el cuerpo para seguir.
  5. Padecer lesiones constantes. La señal más clara de que algo estamos haciendo mal, en la mayoría de los casos, son las lesiones. Muchas veces queremos mejorar nuestro rendimiento y decidimos aumentar las cargas, lo que a veces en vez de ayudarnos se transforma en lesiones. Si éste fuera el caso, es importante determinar la causa para no seguir haciendo lo mismo y a la vez tratar la lesión para que no se transforme en algo más grave.
excluir cat: , desativa sempre post: nao, ativa sempre post: nao
¡Compartir por correo electrónico!