Recibe nuestra newsletter y enterate de todo en el mundo del deporte

PUBLICIDADE

Alerta: peligro de hiponatremia

Tal vez hayas escuchado la palabra hiponatremia y te preguntaste de qué se trata. No es una enfermedad contagiosa ni nada por el estilo; se trata de una baja concentración de sodio en la sangre.

Y, como es sabido, el equilibrio de este mineral es necesario para la transmisión de impulsos nerviosos y la función muscular. En actividades de alta intensidad, el sodio se pierde junto con el sudor.

Por ello la ecuación es simple: un atleta que sólo reemplaza los líquidos perdidos con agua no ayuda a que aumente la concentración de sodio, y en esos casos se produce ese cuadro médico.

Principales síntomas de la hiponatremia:

  • Las primeras señales de advertencia son similares a la deshidratación: náuseas, calambres musculares, desorientación, dificultad para hablar y confusión.
  • Es muy importante saber que si sufrimos este problema, tomar agua sólo aumentará el problema de la hiponatremia. Se deben tomar bebidas con sodio, como lo son las deportivas.

 

Ver más

Rompiendo tabúes: ¿correr es malo para las rodillas?

Mujeres mayores de 40 años: ¿cómo dormir mejor en una edad crítica?

Running y dieta: cómo combinarlos para adelgazar sin perder rendimiento

 

¿Qué hacer cuando ocurre?

Si empiezan las náuseas, calambres musculares o desorientación, se deben tomar sales de rehidratación oral, bebidas deportivas o comer alimentos salados cuanto antes.

Además, es importante evitar el uso de aspirinas, ibuprofenos o antiinflamatorios, ya que pueden aumentar el riesgo de hiponatremia en los atletas.

Muchos triatletas toman estos medicamentos sin saber de su efecto perjudicial. Por lo tanto, aunque sean de venta libre y parezcan inofensivos, siempre consulta antes a tu médico.

¡Compartir por correo electrónico!