Recibe nuestra newsletter y enterate de todo en el mundo del deporte

PUBLICIDADE

Cómo proteger nuestras rodillas

Las rodillas son una de las articulaciones más importantes para los corredores, pero a la vez las que sufren más lesiones debido al gran esfuerzo que deben de realizar; lesiones que se pueden minimizar o llevar de la mejor manera con algunas de estas recomendaciones:

Trabajar la musculatura: Según el kinesiólogo del Centro de Equilibrio Funcional (CEF) Alonso Niklitschek, para controlar las distintas posiciones de las rodillas debemos tener un cuádricep resistente que nos ayude a minimizar el impacto de la rodilla. “Si al hacer una sentadilla nuestras rodillas se van hacia el centro, quiere decir que tenemos un mal control de estas y en caso de fatigarnos vamos a tender a sobrecargar ciertas estructuras”, dice el especialista.

Cuidar el peso: Entre mayor sea nuestro peso, más es la carga que le damos a nuestras rodillas, por esto es importante evitar los aumentos de peso, o de ser así buscar un calzado que nos entregue la amortiguación necesaria para no dañar nuestras articulaciones.

Reconocer nuestro tipo de pie: Según la kinesióloga deportiva Fernanda Picón, gran parte de las lesiones las podemos evitar si tomamos en cuenta nuestro tipo de pisada, ya sea pronador, supinador o si tenemos pie plano. “Cualquier alteración que tengamos en el pie nos puede generar problemas en la rodilla”, afirma.

 

Ver más

Los 5 mejores suplementos para corredores y cuándo tomarlos

Maratón: la estrategia vuelo de avión

Corrió su primera carrera con el corazón de un atleta olímpico fallecido

 

Usar zapatillas neutras: El mercado nos ofrece zapatillas para distintos tipos de pisadas, pero según Niklitschek, una vez que se empiezan a gastar no tienen el mismo efecto y se va generando un desgaste en otro lado que puede generar una lesión. “Lo mejor es usar una zapatilla neutra con una plantilla apta para el tipo de pie de cada uno”.

Elongar luego del ejercicio: La elongación post ejercicio no sólo te ayuda a aumentar el rango de elasticidad, sino que te ayuda a descargar  y sacar todas las pequeñas contracturas que se van formando en la musculatura de la rodilla y alrededor.

Saber distinguir una lesión: Si pensamos que podemos tener una lesion es importante visitar a un especialista y no seguir la recomendación de algún conocido, ya que no siempre tenemos los mismos problemas.  Para detectarlo, debemos tener en cuenta que un dolor muscular puede doler tres días, pero si seguimos con molestias luego de esto es mejor revisar nuestras rodillas.

excluir cat: , desativa sempre post: nao, ativa sempre post: nao
¡Compartir por correo electrónico!