Recibe nuestra newsletter y enterate de todo en el mundo del deporte

PUBLICIDADE

Lumbago: causas, efectos y tratamientos para el dolor

Foto:Lumbago

No importa si estás ejercitándote o trabajando duramente, cuando el lumbago ataca, la sensación es insoportable.

Es un dolor que, literalmente, neutraliza casi todas tus actividades, ejercicios y trabajos. Sin contar con que también reduce tu rutina a un nivel casi insignificante.

Este malestar es parte de un fenómeno nervioso y muscular que ocurre en una de las regiones más importantes de la anatomía humana, la lumbar.

 

Ver más

Té para aliviar dolores musculares

Entrenamiento de fuerza: lo que funciona mejor para corredores

Dolor de rodilla: conoce el síndrome de la plica sinovial o rotuliana

 

Hay razones para que ese sufrimiento aparezca. Sin embargo, no hay por qué preocuparse, ya que hay salidas y soluciones para este obstáculo en tu vida. Aquí te demostramos las diferentes curas para el dolor, así como las medidas para prevenirlo de forma efectiva.

Lumbago, un obstáculo que salvar

El dolor lumbar, lumbalgia o mejor conocido como lumbago, es un malestar en la parte baja de la espalda. Se trata de un área que corresponde a la zona lumbar de la columna vertebral.

El síntoma afecta a ciertas partes de la zona que se extiende desde el sector más bajo de las costillas posteriores hasta la zona más baja de los glúteos, donde termina la cadera.

Algunas veces el dolor puede comprometer gravemente las piernas y regiones inferiores, dependiendo de la gravedad y grado del daño. 

Los principales motivos del lumbago

  • Una mala postura al correr o en las acciones del día al día, como trabajar con una mala postura en el trabajo.
  • Tener sobrepeso, ya que la gordura y la acidez abdominal hacen que se pierda el equilibrio del cuerpo. Esto causa un estrés mayor en los ligamentos y en los músculos de la región lumbar.
  • Usar un calzado inadecuado para entrenar en montaña o asfalto, como también caminar largas distancias.
  • Tener rodillas desalineadas.
  • Tener el famoso pie plano o las piernas “arqueadas”.
  • Sufrir de problemas de columna como escoliosis, hiperlordosis o hipercifosis.
  • Tener  mucha inflamación o desorden articular en la columna vertebral.
  • Sufrir estrés, depresión o demasiada tensión continuamente, tanto en el deporte como en la rutina diaria.

Las características del lumbago

  • Un dolor lumbar esporádico después de los entrenamientos o de movimientos rutinarios.
  • Dolores en la espalda baja (arriba de la cadera) o al realizar movimientos que exijan el movimiento de esa región.
  • Sufrir con un dolor agudo y repentino que impide el movimiento.
  • Distensión y espasmos que afectan la cadera y las piernas.
  • Sensación de rigidez y hormigueo desde la cintura hasta los pies.

Cura y tratamiento

  • Tomar la medicación según prescripción médica para tratar el dolor.
  • Realizar mucho reposo: sólo se pueden realizar actividades suaves.
  • Hacer kinesiología para promover la recuperación.
  • Realizar el fortalecimiento de la zona supervisado por un profesional.
  • Hacer estiramientos y actividades leves, como natación, caminatas o
    salidas en bici.

3 formas de prevenir el lumbago

Una de las prevenciones más efectivas es la postura correcta:

1. Al correr

Mantén la cabeza erguida, cuello relajado, hombros y columna rectos. El tronco tiene que estar levemente inclinado, brazos formando un ángulo de 90°.

Los puños tienen que estar ligeramente cerrados. El mentón paralelo al piso y manteniendo la vista hacia adelante. De esta manera evitarás esfuerzos innecesarios de la columna.

2. Al trabajar

Mantener siempre la espalda derecha y las piernas bien apoyadas en el piso.

3. En el día a día

Evitar cargar o empujar objetos pesados. Esto previene hasta posibles lesiones más graves a tu columna y músculos de la región lumbar.

Otros consejos muy útiles para evitar el lumbago:

Un problema más común de lo que imaginas

lumbago

En un estudio del Sistema Nacional de Salud del Ministerio de Sanidad español se calcula que el 80% de las personas adultas sufren dolor de espalda (en España).

La Organización Mundial de la Salud afirmó que este problema es una de las principales causas por las que muchas personas dejan de trabajar, así como también una de las causas más comunes de jubilación por motivos de salud.

En el caso del mundo del deporte, el running genera un fuerte impacto sobre la columna. Por eso se recomienda que los atletas realicen ejercicios de fortalecimiento para los músculos que rodean la espalda y, en esta área, la región lumbar específicamente.

El fortalecimiento y la musculación son algunas de las medidas preventivas más exitosas. ¿Por qué? Porque te ayuda a equilibrar la musculatura, lubrica las articulaciones, beneficia la postura y preserva la salud de la columna.

Un lumbago leve puede durar uno o dos días y generalmente el dolor va disminuyendo con ejercicios de rehabilitación y reposo. Si las molestias continúan por un tiempo es necesario consultar a un médico, pues puede derivar en un problema aún mayor.

¿Cómo es la zona del cuerpo donde ocurre el lumbago?

La región del lumbar es un sistema de grupos musculares contrapuestos que mantienen el equilibrio y el movimiento del cuerpo. Están ubicados en el tronco, entre el vientre y la espalda.

Los llamados músculos lumbares son los que nos permiten estar de pie, correr y levantar peso. Cuando esta zona está poco ejercitada, o es sometida a movimientos bruscos o forzados, se pueden dañar los músculos y ligamentos que están conectados a los huesos de la columna (vértebras).

Como respuesta se pueden generar espasmos, dolor y rigidez en la zona. Estas reacciones, a largo plazo, causan un daño mayor al cuerpo, llegando a secuelas permanentes en caso de que no haya algún tipo de cuidado o tratamiento.

El dolor lumbar también está asociado a las vértebras. Los tejidos que están entre los huesos de la columna vertebral son llamados discos intervertebrales.

Estos discos están formados por una textura blanda similar a la de un gel. El disco crea una articulación entre cada uno de los huesos de la columna que permite los movimientos de la espalda. Cuando el revestimiento exterior que rodea a estos discos se desgarra, el centro blando puede sobresalir causando una hernia de disco.

Ante esta lesión hay que hacer reposo y consultar a un médico de inmediato, ya que puede requerir una operación para curar el problema.

Es sumamente importante no abusar de los límites del propio cuerpo ni ignorar las señales que levantan sospechas sobre el malestar.

excluir cat: , desativa sempre post: nao, ativa sempre post: nao
¡Compartir por correo electrónico!