Recibe nuestra newsletter y enterate de todo en el mundo del deporte

PUBLICIDADE

Running y dieta: cómo combinarlos para adelgazar sin perder rendimiento

Cuando alguien quiere bajar de peso, rápidamente piensa en dos vías: running y dieta. Y está bien que así sea, aunque hay que prestar atención a cómo combinar ambas cosas.

La mayoría de las dietas van de la mano con una reducción de calorías y de carbohidratos, que son el combustible preferido del cuerpo para correr.

Muchos atletas, al poco tiempo de empezar una dieta, experimentan una caída en su rendimiento, producto del descenso de los niveles de energía y de una recuperación más lenta después de los entrenamientos.

Running y dieta: a tener en cuenta

Por eso, es importantísimo decirle a la nutricionista de turno la actividad que se está realizando, para que la tenga en cuenta al momento de sugerir una dieta ya que, obviamente, cada uno tiene su necesidad.

Si lo que quieres es perder peso sin dejar de correr, hay algunas reglas que pueden ayudarte a adelgazar sin dejar de darle combustible a tu cuerpo para entrenar bien.

 

Ver más

¿Practicas running hace tiempo y no adelgazas?

Estudio biomecánico para corredores: ¿qué es y para qué sirve?

Mujeres mayores de 40 años: ¿cómo dormir mejor en una edad crítica?

 

Evita el azúcar y carbohidratos extra

Aunque los carbohidratos son el combustible esencial del corredor, muchos se exceden en su consumo. Es conveniente controlarlo y reducir el consumo de azúcar. Por ejemplo, puedes suprimir el postre de tus comidas, dejar de tomar refrescos, y evitar alimentos con muchos carbohidratos y pobres en nutrientes, como las galletas o el pan.

Come más frutas y verduras

Es un consejo de abuela, o de madre insistente, pero (o justamente por eso) es muy útil. Puedes mezclar las verduras en tus comidas, preparando ensaladas o cocinándolas. El postre que suprimiste por el consejo anterior, puedes reemplazarlo con una fruta.

Come comida “real”

Trata de comer más alimentos ricos en nutrientes y limitar los alimentos procesados. En la lista de los alimentos “reales” entran algunos cortes de carne, las verduras, las frutas, los frutos secos y los granos.

Come estratégicamente

Muchos corredores piensan constantemente en la sobrecarga de carbohidratos, pero lo ideal es pensar de manera estratégica para ingerir lo que necesitas, cuando lo necesites. Si estás corriendo poco, reduce los carbohidratos. Antes de entrenamientos o carreras exigentes, aumenta la ingesta.

¡Compartir por correo electrónico!